image_pdfimage_print

IMG_4672

La habitantes de la comuna de Rengo y aquellos que vivimos lejos de sus fronteras, nos alegramos infinitamente de los homenajes al profesor, poeta, narrador, cronista, actor y dramaturgo, Hernán Quintanilla Méndez, los que se iniciaron el 08 de agosto al cumplir sus ochenta años de vida en una especial  e inolvidable ceremonia denominada “El teatro salva, el teatro sana”, organizada por la Agrupación Sociocultural Uróboros, y la proactiva nueva dirección del área cultural del municipio a cargo de Mariano Salas Gamboa.

Al festejo fueron convocados actores y actrices que trabajaron en las diversas puestas en escena de obras del escritor, reviviendo sus personajes, diálogos y momentos más representativos en un ambiente de  fiesta teatral. El alcalde de la comuna, Carlos Soto González, agradeció y felicitó al homenajeado por su labor, quien trabajó en la campaña eleccionaria de su primer periodo, siendo además su encargado de Cultura por un breve tiempo. La primera autoridad informó que por aprobación unánime del actual Concejo Municipal, se determinó distinguir como Hijo Ilustre de Rengo a don Hernán Quintanilla Méndez, además de la trascendente decisión de que la  principal sala de espectáculos de la comuna luzca su nombre en recuerdo permanente de su significativo aporte a las artes poéticas y escénicas. Anunció también que las citadas distinciones se harán realidad este 17 de septiembre en el marco del Aniversario 187º de Rengo.

El autor de este comentario, siendo un adolescente y al dar sus primeros pasos en el arte teatral, conoció al homenajeado en el último periodo de su legendario grupo cultural junto a los hermanos Rojas y otros, quienes vivenciaron una época de bohemia y expresiones  artísticas nutriéndose apasionadamente de la lectura, la poesía, narrativa y el género  dramático. Hernán entonces se empapó de los escritores  chilenos y extranjeros, Juvencio Valle, Rosamel del Valle, Oscar Castro, Neruda, Efraín Barquero, Jorge Teillier, Charles Baudelaire, Paul  Verlaine, Arthur Rimbaud, William Shakespeare, Miguel Cervantes y Saavedra, y tantos otros,  como él mismo confiesa. Además de haber apreciado y vivido la época de gloria del teatro en Chile, los años 60, y participado de los cursos vespertinos de teatro para profesores en la Universidad de Chile, donde se vinculó con algunos de sus maestros, entre estos, Enrique Gajardo Velásquez y las sencillas pero ricas publicaciones de cuadernos Apuntes del Teatro de la Universidad Católica de Chile.

Hernán comenzó escribiendo poesía, y según su propia confesión, siendo un niño de sexto básico, porque su timidez le impedía acercarse a las chicas y entonces les escribía versos y de esa manera daba un primer paso al regalarles un poema y podía conversar con ellas. Con el tiempo, fue obteniendo premios escolares por sus poesías, y más tarde, regularmente cada año, conseguía ser el poeta laureado gracias a sus poemas a la reina en las fiestas de la primavera, y luego sus conocidos que sabían de su talento, le solicitaban la escritura de los discursos fúnebres para amigos y familiares. Sin duda, lleva el arte en la sangre, pues su hermano Aurelio, también profesor y talentoso dibujante y caricaturista, y su hermana Alicia que ha destacado en el arte pictórico.

Más tarde, en la capital nos encontramos ambos trabajando en educación y, por supuesto desarrollando nuestras inclinaciones  teatrales. Participamos, sin ponernos de acuerdo, en un concurso nacional de obras dramáticas de teatro infantil y Juvenil organizado por el Colegio de Periodistas de Chile, la Sociedad de Escritores, el Colegio de Profesores y AFP Magister. Ambos obtuvimos los primeros lugares, cada uno en diferentes categorías de creación: Hernán en teatro juvenil con la obra “La siembra de una raza”, y quien escribe, en teatro infantil con la obra “¿Por qué el Pájaro Siete Colores tiene siete colores?”. Días después, nos enteramos que uno de los integrantes del jurado fue la afamada Isidora Aguirre, autora de la “Pérgola de la Flores”, lo que nos produjo gran orgullo, también fue jurado Maura Brescia, escritora y periodista, representante del Colegio de Periodistas; Edmundo de la Parra, de la Sociedad de Escritores de Chile y uno de los fundadores del Teatro de la Universidad de Chile, y Guillermo Rubilar, escritor y profesor representante del Colegio de Profesores de Chile. Ambas obras fueron publicadas en un hermoso libro editado por AFP Magister, con prólogo de Rubén Sotoconil, Profesor de Inglés y Filosofía de la Universidad de Chile, y cofundador del teatro de esa casa de estudios, autor de varios y valiosos libros de teatro escolar.

Posteriormente, Hernán incursiona en obras de teatro para niños representada por actores adultos y logra que una de sus creaciones, “Mari Mari, Cacique Puma” sea dirigida por Daniel Muñoz, en los inicios de su carrera de actor y practicante del teatro para niños, estrenándola con mucho éxito en la más importante sala del teatro santiaguino, el Teatro Antonio Varas de la Universidad de Chile.

Reconociendo el significativo aporte de Hernán, el autor de esta nota, lo estimula a reunir un conjunto de sus obras para enseñanza media y  publicarlas en un libro que tituló “Teatro para jóvenes” bajo el sello de Editorial Aguamar, fundada recientemente por este comentarista. Y  como todos los libros, sus obras fueron conocidas y representadas a lo largo del país.

Entonces, nuestro dramaturgo, se acoge a jubilación como director de una escuela santiaguina y vuelve a Rengo, donde desarrolla un fructífero liderazgo de profesor-director de talleres teatrales en el Colegio Asunción, y director de la compañía de teatro del municipio que funda y reúne a jóvenes actores y actrices que llevan a la escena obras de su autoría, representadas al público local y sus alrededores, despertando el gusto y aprecio por el arte escénico. Así, nacen un buen número de otras obras, tales como,  “La Épica del Nano y la Katy”, “Sobre Vinos y Amor Ardiente”; la adaptación en décimas del entremés “La Guarda Cuidadosa” de Miguel de Cervantes y Saavedra; “El cornudo, apaleado y contento”, adaptación libre de la comedia original de Alejandro Casona; y muchas más, además de sus cantatas, trabajos audiovisuales, programas radiales y otras. Como escritor se ha caracterizado en el magistral uso del lenguaje escrito, en sus obras poéticas el uso y dominio de la palabra de alto nivel literario y en sus obras dramáticas un admirable rescate del lenguaje popular.

Hernán Quintanilla, junto con recibir múltiples distinciones por sus creaciones, obtuvo en 1989 el Premio Nacional de Obras de Teatro Juvenil y el Primer premio de poesía Certamen QUANTUM organizado por la Sociedad Chilena de Ciencia Ficción, e invitado a la Argentina a un Encuentro Iberoamericano de Creadores, donde se entrenó una obra suya en Buenos Aires, obteniendo elogiosos comentarios.

Por esto y mucho más, quienes compartimos con Hernán parte de su labor, y aquellos que han apreciado sus obras, como  también su amistad, caracterizada por su sencillez, humildad, generosidad y gran capacidad de trabajo creativo, consideramos que muy bien merecido tiene el reconocimiento que las autoridades edilicias, culturales y la ciudadanía, rindan este homenaje a un gran hombre y creador de arte a través de la palabra, la imaginación y la acción escénica. Un justo reconocimiento por la labor de toda una vida convertida hoy en un rico legado cultural que enriquece nuestra identidad y que, sin duda, continuará engrandeciéndola con sus nuevas creaciones.

Escrito por  Manuel Gallegos Abarca

AFICHE HERNAN QUINTANILLA

Dejar respuesta