ricardo-rincon (1)
Gestiones realizadas por el diputado DC, Ricardo Rincón, permitió que el ejecutivo visara la iniciativa, lo que se traduce en que el gobierno toma el proyecto y lo incluye en la cartera de obras por concesionar a futuro, reguardando el costo del estudio que podría bordear los 5 millones de dólares

Para nadie es un misterio ver a diario la Avenida San Juan de Machalí  colapsada  en las horas puntas por la gran cantidad de vehículos  que se trasladan  desde la emergente comuna hasta Rancagua.

Tacos interminables que hacen que un recorrido que debería duran 15 minutos, en algunas ocasiones, pueden tomar hasta 1 hora , obligando a los padres a levantarse muy temprano para poder llegar con sus hijos a la hora al colegio y donde salir  5 minutos tarde o temprano puede hacer la diferencia.

Para el diputado DC, Ricardo Rincón, los días de congestión y de dificultades de traslado tendrían los días contados, ya que el Ministerio  de Obras Públicas declaró,  el proyecto que busca implementar un tranvía o un bus eléctrico  entre ambas comunas, de interés público,  lo que se  traduce en que el gobierno toma el proyecto y lo incluye en la cartera de obras por concesionar a futuro.

El parlamentario indicó que “hemos apoyado a los movimientos ciudadanos que están luchando por tener vías, no solo seguras, sino que también adecuadas para que se pueda eliminar de una vez por todas la congestión, viendo alternativas de aperturas de calles en post de una solución”.

“Estamos de acuerdo con lo que significa la reestructuración de Escrivá de Balaguer – República y la Carretera del Cobre, sin embargo, hay que tener claro que no sólo esos proyectos deben ser respaldados, si no que,  deben haber un conjunto de iniciativas  que hay que abordar y nosotros estamos dispuestos a respaldarlas todas,  para poder mejorar la conectividad entre ambas comunas”, aseguró Rincón.

Agregó que “hace más de un año y medio, iniciamos un trabajo para poder acercar a quienes estaban modelando un sistema de tranvías en las ciudades de La Serena y Coquimbo, como iniciativa privada en el ámbito de la ley de concesiones. Gestiones que pudimos lograr, lo que significó que en el año 2016 se pudiera levantar una propuesta y un estudio de conectividad Machalí – Rancagua y viceversa, con dos alternativas; Tranvía y Bus eléctrico”.

En Octubre del año pasado, se ingresó,  por parte de un privado, la propuesta  al Ministerio de Obras Públicas  y tras varias reuniones en el Consejo Nacional de Concesiones , a fines de enero de este año, el proyecto fue declarado de interés público. Lo anterior,  significa que el Estado de Chile visa la iniciativa,  resguardando el costo del estudio, que puede bordear los 4 o 5 millones de dólares, que los privados tendrán que costear de su bolsillo, y así  desarrollar toda la ingeniería de detalles de las  dos alternativas en un  trazado que los estudios deben definir también.

“Se inicia, por lo tanto, una nueva etapa, donde es fundamental la participación de los municipios de Machalí y de Rancagua”, indicó el parlamentario.

Rincón sostuvo que “ya hemos estado en conversaciones con ambos alcaldes, para que ellos puedan hacer sus legítimos aportes respecto de lo que, en definitiva, será un transporte público de calidad, de nivel internacional, no contaminante, no emisor de ruidos, seguro, moderno y confortable”.

La iniciativa  representan más de 100 millones de dólares de inversión, en el caso del bus eléctrico, mientras que en la idea del tranvía la inversión ascendería a 400 millones de dólares. De hecho la empresa privada  (CKC Asesoría e Infraestructura Sustentable S.A.)  presentó un proyecto con ambas alternativa,  para conectar los centros urbanos de Rancagua y Machalí.

El tranvía ampliaría la ruta de conexión de ambas comunas  con un posible  trazado de 13,6 kilómetros (km) desde la ruta H-210, pasando por calle Baquedano, el centro de Rancagua, las calles Membrillar, Miguel Ramírez, Av. San Juan, hasta el centro por calle Colón-Sewell. Se usarían 30 buses eléctricos al estilo trolebuses y dispondría de unos 25 paraderos.

“Cuando esto sea una realidad, va a posibilitar que la ciudadanía deje, entre otras cosas, de utilizar su vehículo. Esta idea no pretende ser una competencia para otros tipos de transporte público, sino que es una alternativa real a los automóviles, para que la gente pueda elegir no usarlos”, concluyó el parlamentario.

Dejar respuesta