Esta segunda etapa del proyecto tendrá un alcance de 564 ollas comunes distribuidas en 131 comunas de las 16 regiones del país.

La seremi Mónica Toro visitó las ollas comunes de las poblaciones: Costa del Sol, Hector Olivares y Esperanza de la comuna de Rancagua, para constatar la entrega de alimentos que se hizo posible gracias a una alianza pública – privada entre el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, el Sistema Elige Vivir Sano, y la Corporación Red de Alimentos.

“En nuestra Región de OHiggins estamos llegando a 34 sectores de 8 comunas, donde organizaciones solidarias como juntas de vecinos, ONG’S, y fundaciones están entregando y distribuyendo esta importante ayuda a las familias y vecinos que se han visto afectados por la pandemia. Los hemos estado visitando y hemos podido ver el compromiso y solidaridad de los dirigentes que junto con entregar alimentación, entregan dignidad”, destacó la seremi.

Esta iniciativa es parte del plan de Seguridad Alimentaria consta de 29 medidas, de la cuales, destaca el “Proyecto de entrega de alimentos saludables para ollas comunes” que es financiado  a través de asignaciones directas del Fondo para las Organizaciones de la Sociedad Civil (OSC) y lo ejecuta la Corporación Red de Alimentos con la colaboración de Elige Vivir Sano.

En su primera etapa contó con un presupuesto de $500.000.000, y en esta segunda etapa cuadruplicó el presupuesto para llegar a $2.000.000.000.

 La ministra Rubilar señaló que «estamos muy contentos como Ministerio de Desarrollo Social y Familia y Elige Vivir Sano, ya que estamos entregando en esta segunda etapa del Proyecto para Ollas Comunes y Comedores Solidarios 2 mil millones de pesos en alimentos saludables. En nuestra primera etapa llegamos con 500 millones y en esta oportunidad hemos cuadruplicado el esfuerzo, a solicitud del Presidente, para poner  a disposición alimentos que muchas veces cuesta acceder a pesar de los esfuerzos que las comunidades realizan para llegar con alimentos a quienes más lo necesitan”.

El objetivo de este proyecto es favorecer el acceso de la población más vulnerable a una alimentación más nutritiva y así contribuir a mitigar los efectos provocados por la pandemia y a mejorar su seguridad alimentaria.

Esta segunda etapa del proyecto tendrá un alcance de 564 ollas comunes distribuidas en 131 comunas de las 16 regiones del país.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta