El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de Santa Cruz condenó a Pablo Salomón
Rojas Manríquez a la pena de 15 años de presidio efectivo, en calidad de
autor del delito frustrado de femicidio. Ilícito perpetrado en enero del año
pasado, en la comuna de Pichilemu.
En fallo unánime, el tribunal aplicó, además, a Rojas Manríquez las accesorias legales de
inhabilitación absoluta perpetua para cargos u oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares mientras dure la condena; más el pago de las costas de la causa.

Top Santa Cruz 1
Asimismo, Rojas Manríquez deberá cumplir la pena de 4 años de reclusión, las
sanciones accesorias generales de inhabilitación absoluta perpetua para
derechos políticos y la inhabilitación absoluta para cargos y oficios
públicos por cuatro años; más la accesoria especial de prohibición de
acercarse a la víctima, domicilio, lugar de trabajo, estudio o cualquier
otro lugar al que concurra o visite habitualmente, por el término de 2 años,
como autor del delito consumado de desacato en contexto de violencia
intrafamiliar.
Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda
a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella
genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados.
El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que
momentos antes de las 10 de la mañana del 9 de enero de 2020, «la víctima
E.A.P.M. se encontraba en su domicilio ubicado en el sector La Palmilla de
la comuna de Pichilemu, trasladándose hasta su vehículo particular,
percatándose que tenía una rueda pinchada, y cuando procedía al cambio de la
misma, llegó al lugar su exconviviente, el acusado Pablo Salomón Rojas
Manríquez, quien mantenía a esa fecha la prohibición judicial de acercarse a
la víctima y su domicilio, impuesta como pena accesoria por sentencia
dictada en la causa RIT 1.474-2019 del Juzgado de Letras, Garantía y Familia
de Pichilemu con fecha 31 de diciembre de 2019, sentencia que se encontraba
firme y ejecutoriada, y en conocimiento de Rojas, quebrantando de esta forma
lo ordenado cumplir por el Tribunal».
En dicho contexto, «Rojas se acercó a la víctima, golpeándola con sus puños,
haciéndola caer al suelo, tomando a continuación entre sus manos un fierro
utilizado para cambiar el neumático, elemento contundente con el cual golpeó
reiteradamente en la cabeza a la víctima con la finalidad de causarle la
muerte, provocándole diversas lesiones, entre ellas fractura de cráneo en la
región parietal y occipital, luego de lo cual el acusado se marchó. La
víctima se arrastró hasta su casa donde solicitó ayuda a familiares, los que
requirieron la presencia de una ambulancia y Carabineros, siendo trasladada
al Hospital de Pichilemu, luego al de Santa Cruz y posteriormente al de
Rancagua, donde gracias a la oportuna atención médica no perdió la vida».

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta