“Aquí hay una negligencia manifiesta del Estado y del Gobierno con 212 familias que esperan hace 10 años su casa propia. Han sido olvidadas y la situación se agrava aún más tomando en cuenta la crisis sanitaria” 

Rs (1)

 “Son 212 familias las que hace 10 años esperan su casa propia y hoy se han tomado la carretera para exigir soluciones del gobierno, nosotros las apoyamos y lucharemos con ellos hasta el final” fueron las palabras del diputado por la región de O’Higgins, Raúl Soto, tras las manifestaciones ocurridas durante esta mañana en la ruta 5 Sur, donde las familias del comité San José de Codegua piden respuestas concretas a sus demandas. 

 El parlamentario apoyó la petición del comité y llevó el caso hasta la Cámara de Diputados, para “alzar la voz con fuerza en conjunto a las 212 familias que están hace 10 años esperando su casa propia”, además conversó directamente con la dirigente Maria Soto para “dar la lucha juntos hasta que se solucione concretamente, a través de la disposición de recursos que se requieren de forma rápida, para agilizar la construcción y de esa manera poder entregar cuanto antes las viviendas a esas 212 familias”. 

«Planteamos el tema en la sala de la Cámara de Diputados, hemos enviado oficios al ministro de Vivienda, al municipio y a Serviu, para que entre todos busquemos la salida más rápida posible, al mismo tiempo hemos hablado directamente con el ministro Felipe Ward para que se tome conocimiento de esta situación y se busque una salida concreta” afirmó el diputado. 

Asimismo, señaló que el ministro se comprometió a tener una reunión “el día de hoy a las 17 horas con las dirigentas del comité de vivienda de Codegua, el municipio y parlamentarios, para hacer el compromiso definitivo, con fecha y plazo, para así, ver cuándo podrán estar estos recursos y que las familias no sigan siendo postergadas”. 

“No es posible que se sigan tirando la pelota entre el Serviu y el municipio, mientras la gente sigue esperando, viviendo de allegada con familiares y amigos, en campamentos, mientras son expulsadas de las viviendas donde son arrendatarios, en definitiva, mientras la gente sigue pasando una pandemia, una emergencia sanitaria, con efectos económicos y sociales terribles, sin tener la certeza y tranquilidad de tener un hogar que debió haber estado hace bastante tiempo disponible para las familias”.

Finalmente, sostuvo que la situación es insostenible, y que existe “negligencia manifiesta del Estado de Chile y del Gobierno que ha abandonado a esas 212 familias y esto no puede seguir ocurriendo. Por mi parte, estaré hasta las últimas consecuencias luchando por esta causa”.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta