La formalización empresarial es el primer paso para un camino lleno de éxitos, pero también de fracasos.No es fácil, aunque con una buena asesoría tributaria y contable, las aguas por las que navegas pueden ser mucho más seguras. En tiempos difíciles para el empleo, la creación de una empresa ha sido el salvavidas para muchas personas. Pero, todo capitán necesita una buena tripulación para llegar a puerto y el asesor contable, bien puede convertirse en su mano derecha.

Cristiaìn Leon Gte General Asecotri

La contabilidad refleja el día a día de la actividad económica de una empresa. En ella incluimos un registro detallado de ingresos y egresos, cuentas por pagar y por cobrar, el valor de los productos o servicios y la utilidad que genera la empresa en cada periodo. Esta herramienta es clave en la toma de decisiones, ya que nos da una mirada amplia de lo que está sucediendo, una visión global que será fundamental para los inversionistas, las instituciones financieras o para la postulación a fondos públicos destinados a promover el emprendimiento.

No se trata solo de que las cuentas cuadren, sino de crecer, de dar trabajo, de abrir una nueva sucursal, de enfrentar mejor los meses en que bajan las ventas y de saber cuándo y dónde invertir. Por eso, considerar los asuntos administrativos, financieros y contables desde el inicio es clave para la gestión empresarial. De esta manera, minimizamos los riesgos, sorteamos mejor los obstáculos y despejamos el camino al éxito.

La contabilidad es mucho más que trámites tributarios, pago de impuestos y confección de balances y presupuestos. Ella puede ser tu mejor aliada si cuentas con una asesoría realmente comprometida contigo y tu negocio. Elije informado y preocúpate de escoger un servicio personalizado, donde la planificación y las soluciones se diseñen especialmente para tu negocio. Así, podrás agarrar el timón sin miedo a naufragar en las tormentosas aguas del emprendimiento.

 
Por Cristián León, gerente comercial de Asecotri

 

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta