“Los sectores vulnerables se cansaron de calmantes y bonos para mantener la tranquilidad por un rato, lo que necesitan es dignidad y justicia social”.  Un bono que llegaría al 25% más vulnerable del país, fue la propuesta del presidente Piñera, criticada y calificada como una “medida asistencialista” por el diputado independiente Raúl Soto, quien aseguró que la iniciativa solo es un “calmante para mantener la tranquilidad por un tiempo” sin ir al fondo del problema, que son las demandas ciudadanas.

El parlamentario explicó que “Cualquier beneficio económico que llegue a las familias más vulnerables de nuestro país contribuye un poco a aliviar la carga económica que tienen estás familias y que por estos días de crisis social se ha visto especialmente afectadas, sin embrago, quiero ser claro en señalar que el presidente Piñera no puede pretender que con aspirinas va a calmar el descontento social que se ha expresado por más de 40 días en nuestro país”.

Para Soto la medida es solo un “parche ante la crisis social del país”, porque, a su juicio, “los sectores vulnerables ya se cansaron de los calmantes y las aspirinas, se cansaron de los subsidios estatales, se cansaron de los bonos estatales para tratar de mantener a la población en condiciones de tranquilidad, porque hoy lo que exigen es mayor justicia social, mayor redistribución de la riqueza e igualdad de oportunidades y eso significa que los esfuerzos fiscales no tienen que estar necesariamente puestos en medidas asistencialistas, sino, que estos recursos vayan a cambios estructurales que son las demandas de la gente”.

Asimismo, aseguró que una de los puntos que más les importa a las personas es mejorar el sistema de pensiones, que hoy se discute en la Cámara de Diputados y es en ese mismo proyecto, en el que “el Gobierno no quiere hacer un esfuerzo mayor para aumentar a todos los jubilados más vulnerables del país en un 50% y ha establecido una gradualidad en ese aumento, planteando una directa discriminación para todos aquellos adultos mayores que tiene menos de 80 años”.

En la misma línea, Soto agregó que es en el proyecto de ingreso mínimo garantizado donde hay que “poner los esfuerzos del gasto fiscal, de manera tal que podamos tener aumentos considerables, donde la gente entienda que van a ser políticas públicas que van a cambiar para siempre su calidad de vida”.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta