Hoy se realizó el cierre del “Taller de creatividad y diseño: Mosaico comunitario”, una iniciativa dirigida a mujeres internas en Rancagua.

Una nueva y entretenida alternativa, entre la poca oferta de programas que llegan hasta los centros de cumplimientos penitenciarios, es la que presenta desde el año pasado la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. Así, mujeres internas, del Módulo de Lactantes Centro de Cumplimiento Penitenciario de Rancagua, participaron del “Taller de creatividad y diseño: Mosaico comunitario”, iniciativa que finalizó hoy.

Foto 3

Para la Seremi Lucía Muñoz Sandoval, este tipo de iniciativas es una real oportunidad para las beneficiarias, ya que entrega herramientas para el posterior desarrollo de cada una de ellas. Además, fortalece sus capacidades socio afectivas, desarrolla su creatividad y les permite valorar su propia cultura.

Foto 1

El taller que comenzó en agosto, tuvo una duración de 60 horas cronológicas, y nació gracias a la alianza entre Gendarmería de Chile, y la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio de la Región de O’Higgins.

El diseño y ejecución de un mural en la técnica de mosaico busca dar identidad y ser un aporte para la comunidad de mujeres privadas de libertad, permitiendo que los lactantes que se encuentren incorporados en dicho módulo puedan recibir la estimulación temprana tan valiosa en esa etapa de sus vidas, gracias a que se entregó vida y color al muro de uno de sus patios.

Con la realización de este taller las internas aprendieron el oficio en sus diferentes etapas: diseño, corte, pulido, pegado y fraguado. Además se promovió entre las beneficiarias el trabajo colaborativo, potenciado buenas relaciones interpersonales. La técnica de mosaico requiere de concentración y dedicación, desarrollando de ésta manera la motricidad fina en cada una de ellas, se puede establecer además como una herramienta de trabajo, facilitando así a una satisfactoria reinserción social una vez recuperada su libertad.

Es importante mencionar que el mosaico se establece como una actividad lúdica y divertida, lo que disminuye considerablemente el estrés y la angustia que genera encontrarse privado de libertad en estas condiciones, puesto que sus hijos/as pueden estar junto a ellas solo hasta los dos años de edad.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta