Castro, puntualizó que “en nuestra legislación es dolor psíquico está recogido. Podría tener espacio en la ley de Eutanasia, pero es distinto en un estado de depresión bajo tratamiento donde no está dada de alta una persona y es obvio que cualquier persona en ese estado va a querer terminar con su vida”.

Haciendo alusión al caso de la joven holandesa que pidió un suicidio asistido tras una fuerte depresión, el diputado socialista Juan Luis Castro, aclaró que el dolor psíquico podría ser factible en el proyecto de Eutanasia siempre y cuando el o la paciente tuviera percepción de dolor físico y que en caso de un cuadro de alteración del ánimo, este estuviese controlado y con alta médica.

unnamed

El parlamentario PS, dijo que en términos de eutanasia entre la ley holandesa y la chilena existen diferencias. “No es igual, porque en el caso de la niña holandesa, claramente, estaba sometida a un tratamiento por una profunda depresión a raíz de los abusos sistemáticos de carácter sexual”.

 

El legislador socialista, integrante de la Comisión de Salud, enfatizó que “en el proyecto de ley chileno que está en trámite, se ha recogido, primero, que desde los 16 años hacia arriba existe autonomía plena del paciente, pero hemos establecido también, que tiene que haber un criterio de libertad en salud mental que evite que cuadros depresivos, como el caso de la chica holandesa u otro tipo de sufrimientos, que no sea el dolor, sea el motivo para autorizar el suicidio asistido”.

 

Castro agregó que “por lo tanto, si ese caso estuviera en Chile, no sería contemplado dentro de la nueva legislación que estamos haciendo para la eutanasia, porque claramente, incluso, en el caso de ella, se había recomendado prolongar hasta los 21 años el tema que fue autorizado bajo las normas de Holanda”.

 

“Si estuviéramos en Chile, una persona bajo un estado depresivo, que es un estado que contamina una decisión de querer quitarse la vida, no sería causal para autorizar directamente sino una vez concluido y dado de alta de un cuadro de depresión antes de dar paso a un suicidio asistido”.

 

El legislador por la Región de O’Higgins, sostuvo que “el dolor psíquico podría tener una ventana para ingresar al proyecto de eutanasia, como fue el caso de Paula Díaz, quien murió hace pocos meses y que padecía y tenía la percepción de dolor a pesar de que desde el punto médico no se podía hacer un correlato físico de ese dolor que sentía, pero lo que ella percibía era dolor en todas las partes corporales. No era pena, ni tristeza, sino que dolor”.

 

Castro, puntualizó que “en nuestra legislación es dolor psíquico está recogido. Podría tener espacio en la ley de Eutanasia, pero es distinto en un estado de depresión bajo tratamiento donde no está dada de alta una persona y es obvio que cualquier persona en ese estado va a querer terminar con su vida”.

Print Friendly, PDF & Email

Dejar respuesta