El presidente de la Corte de Apelaciones  de Rancagua, Pedro Caro Romero,
aseguró hoy – 18 de abril- que durante su gestión se abocará a brindar
confianza a la ciudadanía, en medio de las diferentes denuncias contra
ministros del tribunal de alzada que son investigadas por la ministra de la
Corte Suprema, Rosa María Maggi.

En un desayuno con medios de comunicación social, la autoridad resaltó que
la jurisdicción se encuentra en una etapa compleja debido a los
cuestionamientos públicos, pero que la institución ha tomado las decisiones
necesarias para seguir ejerciendo su labor de manera oportuna y de calidad.

“Es una situación compleja, porque la exposición pública de la Corte de
Apelaciones  evidentemente no es la mejor, pero el Poder Judicial ha
adoptado, a través de la Corte Suprema y este propio tribunal de alzada
medidas para continuar con el funcionamiento  normal, designando tres
ministros suplentes y nosotros hemos adoptado varias medidas destinadas a
regularizar y transparentar muchos procesos con el objetivo que la comunidad
mantenga confianza en nuestro trabajo. Es difícil transmitir confianza en un
escenario actual y  es difícil trabajar con una sensación de
cuestionamiento, pero hay que continuar trabajando, y gran parte  de mi
labor se enfocará en transmitir confianza, transparencia y publicidad de
nuestros actos”, dijo.

La autoridad  detalló medidas de probidad y acceso como la anulación de la
vista de 7 causas, la repetición  de audiencias públicas para 11 cargos de
jueces y resaltó la  creación de una agenda pública de la presidencia de la
Corte de Apelaciones: “Una medida inédita es  generar una agenda pública del
presidente de la Corte de Apelaciones a través del sitio web del Poder
Judicial y también en un libro que puede ser revisado por cualquier
ciudadano. La idea es que las audiencias deban ser solicitadas de manera
pública y no reservada, para que quede una constancia  de quién la pide y
qué temas requiere hablar conmigo”.

Dejar respuesta