img0008

Caminábamos por Rengo y al cruzar la Avenida Bisquertt desde calle San Martín (vereda poniente), en dirección sur a norte, nos detuvimos en la gran piedra ubicada al centro de la Avenida y que lleva grabados los mandamientos de la ley de Dios, que son los que rigen la vida de los cristianos.

Piedras similares,están  instaladas  a lo largo y ancho de nuestro país en  las ciudades de Arica, Iquique, Alto Hospicio, La Serena, Iglesia de Buin, Rancagua, Rengo, San Vicente de Tagua Tagua, Talca, Chillán y Puerto Montt.

img0004

Queremos recordar a la  persona que gestó, ideó y materializó, con la venia y colaboración de la Iglesia Adventista del Séptimo Día, este aporte, nos referimos a don Manuel Antonio Madriaza del Pino (Q.E.P.D.), nuestro abuelo.

Nació en Rengo el 11 de junio de 1936 y falleció el 26 de marzo de 2017. Fue de cuna humilde, trabajó desde muy niño.Muchas veces nos contó parte de su historia personal, de la cual se sentía muy orgulloso.

Que estudió hasta el cuarto de preparatoria en la Escuela de la Villa del Cobil y  realizó su servicio militar en la aviación.

Después de muchos años, dejó la agricultura y se dedicó, a fines de la década del 70, al rubro de la madera, instalando en calle Riquelme de Rengo, una fábrica de cajones. Comenzó con ese emprendimiento y luego de un  inicio difícil, al cabo de algunos años, pudo obtener retribución a su esfuerzo y trabajo  y su negocio prosperó y le permitió llevar una vida tranquila.

img0007

Fue un hombre de fe, feligrés de la Iglesia Adventista del Séptimo Día. Siempre quería entregar el mensaje de la palabra de Dios. Sus pequeños calendarios, que anualmente mandaba a hacer y que se preocupaba personalmente de redactar el mensaje que debían contener, para luego obsequiarlos a todo aquél que compartiera una breve conversación con Él.

Las piedras que hoy se encuentra en diversas ciudades de Chile, dan cuenta de su generosidad y su firme convicción de fe en la palabra de Dios, que se encargó a su manera, de hacerla llegar al prójimo.

A la memoria de nuestro abuelo.

Felipe y Carolina

img0005 img0003

Dejar respuesta