bolsaaaaas

El parlamentario aseguró que el Gobierno “va en la dirección equivocada tratando de legitimar las prácticas antisindicales, relativizando o retornando directamente al reemplazo en huelga y poniendo en jaque las indemnizaciones por año de servicio que podrían bajar su tope de 11 años a 4 o 5”

 El diputado miembro de la Comisión de Trabajo y Seguridad Social, Raúl Soto, manifestó su preocupación, por el proyecto de modernización laboral, que está próximo a comenzar su tramitación en el Congreso Nacional. A juicio del parlamentario, “existen diversos puntos que corregir en la reforma actual, luego de su paso por el Tribunal Constitucional”, sin embargo, afirma que “el Gobierno direccionará estos cambios en la dirección incorrecta”.

 Según lo informó el Ministro del Trabajo, la reforma será ingresada en enero de 2019, lo que pone en alerta al diputado Soto, quien aseguró que el Gobierno está proponiendo “legitimar las prácticas antisindicales en nuestro país, a través del reconocimiento explícito en igualdad de condiciones, con los mismos derechos y mismos procedimientos que el sindicato de los llamados grupos negociadores. Eso no lo vamos a permitir, porque la propia OIT, ha dicho es que estos grupos negociadores han sido mal utilizados en Chile por algunos empleadores mañosos, para realizar prácticas antisindicales. Mientras no se regule bien en esta materia, no lo vamos a aceptar ni permitir”.

 Asimismo, se refirió a la “relativización o un retorno al reemplazo en huelga” y explicó que esta situación “es de máxima gravedad”, ya que “nosotros señalamos en la reforma anterior que el reemplazo en huelga se prohibía expresamente y no vamos a permitir que por la vía del ensanchamiento de los servicios mínimos, pretendan dar paso atrás en esta prohibición del remplazo en huelga. No lo podemos  relativizar, creemos que los trabajadores en huelga no pueden ser reemplazados, porque eso debilita la organización sindical y debilita las posibilidades reales de negociación de los trabajadores frente a sus empleadores”.

 Otro de los puntos preocupantes para Soto, dentro del proyecto de modernización laboral, es la indemnización por año de servicio, que a su juicio “nuevamente va en la dirección incorrecta”, ya que se trata de “una medida que tiende a debilitar un derecho adquirido por los trabajadores y que es la única garantía, el único beneficio económico del cual disponen al ser despedidos de un trabajo”.

“Hoy día lo que propone el Gobierno, es una alternativa supuestamente voluntaria, donde lo que se pretende hacer es entregar una indemnización a todo evento, pero disminuyendo el tope de años de 11 a 4  o 5 años, es decir, a menos de la mitad del derecho que hoy está garantizado. Eso significa no solamente relativizar este derecho, sino que también intenta meter la mano al bolsillo a los trabajadores chilenos, ya que esto evidentemente va a implicar que en el momento de ser indemnizado, la cuantía económica va a ser mucho menor y por lo tanto, van a quedar más desprotegidos y más sujetos a la voluntad de despido de los empleadores”.

“Esto no se puede relativizar, ni dejar a la voluntad del empleador, porque evidentemente el problema de fondo acá es que tenemos relaciones laborales totalmente asimétricas, donde el empleador puede imponer sus condiciones y el trabajador no tiene la posibilidad de defenderse realmente”, puntualizó el diputado.

Finalmente, hizo un hincapié en la necesidad de “avanzar en relaciones laborales más justas, más equilibrada, más equitativas y sobre todo, desde una mirada de la colaboración entre el trabajador y el empleador, de otra manera, no vamos a alcanzar nunca el desarrollo”.

Dejar respuesta