image_pdfimage_print

coaching1

  • 15 jefes de Servicios Clínicos asistieron a una capacitación en el marco de la normalización del recinto asistencial renguino.

Un nuevo recinto hospitalario implica no sólo una mejor infraestructura o más especialidades, sino también la capacitación de los funcionarios, para así estar a la vanguardia de los cambios que depara el futuro. Es por ello, que el Hospital Ricardo Valenzuela Sáez, de Rengo, preocupado por esta materia, impartió un “Coaching para jefes” durante dos días en el centro de eventos Nativa en Requínoa. Capacitación organizada por el departamento de Recursos Humanos y que tuvo como expositor al psicólogo Encargado de Desarrollo Organizacional, Alberto Marín.

Al respecto, el director del Hospital de Rengo, Osvaldo Pontigo, explicó que “se pudo evidenciar una serie de temas como marco regulatorio, ética, formas de liderazgo y conductas favorables para un buen  desempeño, que han hecho reflexionar al equipo directivo y a toda la jefatura, puesto que son el futuro del hospital. Hoy estamos ad portas de entregar el borrador en limpio del modelo de gestión pre-inversional, que indica cómo va a trabajar el hospital, pero también cuál va a ser el perfil requerido para el desafío que significa liderar y operar un proyecto de esta naturaleza. Por lo tanto, es un trabajo a mediano y largo plazo, en el marco de un hospital nuevo desde la cultura organizacional”.

Sobre su exposición, el encargado de Desarrollo Organizacional, Alberto Marín, manifestó que “el liderazgo se ha abordado en varias oportunidades, pero el desafío fue cómo hacer un Coaching ontológico, que aprendieran a reconectarse con la vocación y el servicio público. No pensé que tendría tanto impacto, porque son personas con mucha experiencia, pero  ese impacto puede cambiar a cada funcionario. Es importante tener un hospital que posea un valor de función pública y reconocer que somos prestadores de un servicio que va a asociado a la probidad”.

“Queda demostrado que el hospital está haciendo los esfuerzos para cambiar las cosas, optimizando los procesos para obtener mejores resultados.  Eso ocurre por un cambio en la mentalidad y la actitud de los jefes de unidades, para que éstos a su vez puedan motivar y transmitir ese espíritu nuevo a todo el servicio que tienen a cargo”, enfatizó por su parte, el jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia, doctor Álvaro Silva.

En este sentido, el jefe (s) del Servicio de traumatología, Doctor  Julio Hernández manifestó que “la capacitación fue extraordinaria,  incluso pienso que debería repetirse. Nos da la posibilidad de conocernos entre los jefes de los servicios. Aprender a dirigir, a superarnos y a ser mejores ejemplos con nuestros subordinados, nos ayuda  a llevar adelante el trabajo que está desarrollando el hospital”.

De igual forma,  la jefa del Servicio de Medicina, Doctora Katia Viada, valoró la jornada, indicando que “me llevo de este curso, el mirar el problema desde la explicación. Con ello, tienes las herramientas para poder ejercer una jefatura y comprendes que existen personas que no entienden lo que se explica, porque ellos tienen una forma distinta de ver la vida, por lo tanto, existen distintas maneras de enseñar”. Sin duda una jornada ciento por  ciento provechosa.

Dejar respuesta