image_pdfimage_print

04

Su preocupación por el estado de salud del joven barrista, Sebastián Pacheco expresaron los dirigentes del Club Deportes Rengo, Héctor Pino, Carlos Gallardo y Mauricio Albornoz tras el lamentable episodio registrado el pasado domingo  en el estadio municipal de nuestra ciudad.

En aquella ocasión, hinchas del elenco Rancagua Sur ingresaron a la cancha y luego agredieron con arma blanca  a los barristas de Deportes Rengo, Sebastián Pacheco y su polola Paula Díaz. Tras, ello, el joven de 21 años de edad resultó gravemente con riesgo vital siendo atendido en el Hospital de Rengo y luego trasladado hasta el Hospital Regional Rancagua. Allí fue operado  y debido a la carencia de camas uci fue derivado al Hospital de Talca en tanto que la mujer resultó con múltiples lesiones.

05

El Dirigente del Club Deportes Rengo, Carlos Gallardo, lamentó lo ocurrido indicando  que nosotros somos una institución de mucha tradición en tercera división, somos un club familiar con  más de mil personas que nos acompañan al estadio de tal manera que lo registrado presenta un profundo dolor para cada uno de nosotros. El partido finalizó sin problemas pero después ocurrió este hecho que debe ser condenado, puntualizó.

Gallardo, explicó que el club presentará una querella criminal contra quienes resulten responsables, acción que será respaldada por la Municipalidad de Rengo y familiares de los agredidos.

06

El Alcalde de Rengo, Carlos Soto manifestó que como siempre concurrió al estadio municipal para apoyar al elenco oro y cielo, sin embargo, tras terminar el partido se registraron estos incidentes en el sector sur protagonizados por verdaderos delincuentes que pertenecen a la barra oficial del Club Rancagua Sur.

El edil, enfatizó que este martes 9 de octubre a las 11 horas junto a los dirigentes de Deportes Rengo presentará una querella criminal en el tribunal de garantía de Rengo. Aquí no hubo ninguna provocación y como alcalde no permitiré que se venga a agredir a nuestros jóvenes, puntualizó.

 

Dejar respuesta