image_pdfimage_print
Fernando Zapata Abarca Encargado de Proyecto Pro- Museo Histórico Municipal de Rengo.
Fernando Zapata Abarca
Encargado de Proyecto Pro- Museo Histórico Municipal de Rengo.

AÑO 1692. Mes de Noviembre. Tomás Marín de Poveda, cruzó el Río Cachapoal y vadeándolo a la altura de Lo Miranda y, siguiendo una senda que hizo a golpe de machete y rozón, alcanzó hasta donde había escuchado decir que existían unos Caseríos compuestos de varias poblaciones diseminadas y que algunos les llamaban “Caseríos  De Santa Ana”. El Gobernador había tenido noticias en Santiago de la productividad de estas tierras que le pertenecían al Reino de España y por lo tanto eran tierras vacantes de las cuales podía disponer. No obstante constituían parte de la encomienda de Apalta hasta Río Malloe. Póveda sabía que estas tierras estaban ubicadas próximas a los primeros cordones cordilleranos, circundadas por “Tumbaos” indígenas dispuestos a la paz, muy distinto de lo que acontecía en el camino Real escenario de frecuentes salteos y “malones”.

Año 1695, 31 de Diciembre. Por Real Audiencia esta comarca recibe el nombre de lugar del  “Río Claro o Clarillo”, ubicada a orillas del Río Claro sector La Isla. Siendo Gobernador de Chile, don Tomás Marín Poveda.

Año 1825, 22 de Julio. El Director Supremo Sr. Ramón Freire, decretó para esta comunidad ya en desarrollo. El segundo nombre que fue “Villa Deseada”, tal vez a insinuación de los viajeros que deseaban llegar pronto a los remansos de aguas transparentes y puras del Rio Claro. Trayecto de Santiago al Sur que hacían en carruajes o a caballo, lugar predilecto para descansar y cambiar cabalgaduras. Una población mayoritariamente conformada por españoles o criollos.

Año 1831, 17 de Septiembre. Se le otorga a esta ciudad el definitivo nombre de llamarlo “RENGO”, mediante decreto supremo del Presidente Fernando Errázuriz Aldunte, un día antes de entregar mandato a Director Supremo don José Joaquín Prieto.  Que obedece al hecho de querer perpetuar el nombre de este valiente araucano, que fuera hijo de Leoncán y lugar teniente de Caupolicán y que ocupa parte de las páginas de la Araucana. (Bravo entre los Bravos).

Año 1865, de 07 de Agosto. Siendo Presidente don José Joaquín Pérez Mascayano. Le Confiere El Título de Ciudad.  A través de un Decreto Supremo.

A partir de todo lo anterior viene un proceso donde se afianza la Institucionalidad social, económica, espiritual y cultural de Rengo. Funcionando La Gobernación, La Municipalidad, Instituciones Rectoras. Surgen varias Industrias, Artesanos, Bancos, Cuerpo de Bomberos, Hospital, Escuelas Básicas, Y Enseñanza Media, Calles Pavimentadas, Parroquia Santa Ana, Ferrocarriles del Sur, Apertura de Calles Nuevas, Plaza de Armas. Etc.

Conjuntamente con el hecho de dar una mirada retrospectiva a nuestras raíces, es justo y legitimo dar nuestro reconocimiento y agradecimientos a todas las Instituciones de distinta índole que han hecho su aporte para engrandecer a Rengo, y en especial mención a la Ilustre Municipalidad, que a través de la historia ha sido el motor del progreso y por cierto deberá seguir siéndolo con la unidad y apoyo ciudadano, para el engrandecimiento y  bienestar de nuestra Patria chica llamada Rengo.

Dejar respuesta