image_pdfimage_print

Captura de pantalla 2018-07-13 a la(s) 11.42.28

El Hospital de Santa Cruz realizó llamado a la comunidad a acudir al Servicio de Urgencia sólo en casos de gravedad como puede ser un paro cardiorrespiratorio o heridas con hemorragia activa. Para todo lo que no tenga carácter de urgencia, se debe acudir al servicio de atención primaria más cercano.

Santa Cruz, 13 de julio de 2018.- La categorización de urgencias es un proceso realizado por personal de salud, en el cual, a través de preguntas y control de los signos vitales, el enfermero encargado del triage (palabra francesa que significa clasificar o elegir) pueda priorizar a los usuarios, según su gravedad, clasificando al paciente en 5 categorías (C1 gravedad extrema al C5 que no presenta gravedad) para determinar el orden de atención.

Para que este protocolo funcione de manera adecuada  no sólo se debe contar con un equipo de profesionales de la salud preparados, sino que también debe complementarse además con el conocimiento y buen uso de la comunidad en general para evitar la congestión de las salas de emergencia.

Para abordar lo anterior, el enfermero supervisor del Servicio de Urgencia del Hospital de Santa Cruz, Mauricio Cortés, indicó detalles al respecto. “Nosotros tenemos el sistema de categorización Manchester el cual ha funcionado bastante bien desde que partió hace unos años porque así se organizan mejor y se distribuyen mejor los recursos. Antiguamente se atendía por orden de llegada y no por gravedad de tal manera que había muchas muertes en las sala de espera”, señaló el profesional.

Al ser consultado sobre el impacto en la comunidad de este sistema de categorización, el enfermero explica que “la gente ha entendido que es por orden de gravedad, se le hace refuerzo a las personas, se sale a las salas de espera a explicar el sistema de priorización, pero todavía hay pacientes que no tienen un alto índice de gravedad y prefiere muchas veces ir a los hospitales y los servicios de urgencia en lugar de la atención primaria”.

Respecto a si este sistema ha podido ayudar a descongestionar la sala de urgencias, el enfermero supervisor explica que esto ha ocurrido pero “parcialmente, no total, porque la gente siempre ha venido a las atenciones de urgencia hospitalaria, pero hay que seguir educando. Es un ejercicio que se hace contantemente a través de todos los medios de comunicación, con el fin de que la gente se concientice y en gracias a esto cada vez llegan menos usuarios que, por ejemplo, tenían un dolor de cabeza y consultaban en la urgencia”.

El llamado a la comunidad es acudir al Servicio de Urgencia sólo en casos de gravedad como puede ser un paro cardiorrespiratorio o heridas con hemorragia activa, de lo contrario si tiene dolores abdominales, contusiones menores, diarrea, fiebre, resfrío común, dolor de espalda, infección urinaria entre otras molestias de carácter menos grave, favor de acudir al establecimiento de atención primaria más cercano.

Dejar respuesta