image_pdfimage_print

RAUL-SOTO

Como “una buena noticia”, calificó el diputado DC y miembro de la Comisión de Familia de la Cámara, Raúl Soto, la incautación de documentación en el Arzobispado de Santiago y la  Diócesis de Rancagua, en el marco de las indagatorias por abusos sexuales al interior de la Iglesia católica en la Región de O’Higgins.

El parlamentario sostuvo que “es muy importante, cundo se trata de abusos sexuales contra menores, que no haya ningún espacio para el encubrimiento y la impunidad”.

“En ese sentido, me parece muy bien que se esté investigando a la Diócesis de Rancagua y que aquellos 14 sacerdotes que hoy están suspendidos puedan ser requerido e investigados por la justicia y que la fiscalía lleve adelante todos aquellos procedimientos que sirvan para alcanzar la verdad”, dijo el diputado por la región de O’Higgins.

Recordemos que el parlamentario ya ingresó un proyecto de ley que obliga  a religiosos, sacerdotes a denunciar cualquier tipo de abuso sexual contra menores ocurridos al interior de la Iglesia “impidiendo la impunidad y el encubrimiento” de estos delitos.

En ese sentido, Soto indicó que “el problema de hoy es que cuando acusan a religiosos  de haber cometidos  abusos  contra niñas, niños y adolescentes, al no estar obligados por la ley a denunciar, estos terminan escondiendo “la basura bajo la alfombra” y la opinión pública sólo se entera de estos casos cuando son investigados y dados a conocer por la prensa”.

“Queremos que los procedimientos judiciales se inicien en forma oportuna para que, finalmente, estos niños abusados puedan tener la justicia que ellos y sus familias esperan”, concluyó el legislador.

Dejar respuesta